Apr. 25, 2018

Pancakes

MI RECETA DE “PANCAKES” FAVORITA
Inspirada por una receta de foodhero.org

En el pasado solía comprar las masas para pancakes en el supermercado. Ya saben, la caja roja o la amarilla, esas que solo les añades agua y listo. Era muy fácil hacer pancakes de esa manera.
Cuando hicimos la transición de vegetarianos a veganos, me di cuenta de que ya no podía seguir comprando lo mismo porque o tienen leche o tienen otros preservativos de los cuales he aprendido y los cuales no quiero alimentar a mi familia. Es en ese momento cuando comienza nuestra búsqueda de la receta perfecta de este desayuno que tanto nos gusta. Tengo que decirles que por alrededor de un año tuvimos muchísimos intentos fallidos. Algunas recetas se pegaban a la sartén, otras quedaban muy finitas y compactas, algunas otras no sabían bien, en fin, nunca antes imaginé que hacer una receta de pancakes fuera tan complicado.
Un día, mirando Pinterest, di con una receta no vegana que decía no utilizar huevos. Decidí darle una oportunidad y procedí a cambiar los ingredientes no veganos por los que teníamos en la alacena. Demás está decirles que la pegué (en buen Puertorriqueño), di con la receta perfecta:

Ingredientes:
1 ¼ tazas de harina
1 cucharada “Baking Powder”
1 cucharada de azúcar
¼ cucharada de sal
1 taza leche de soya de vainilla
1 cucharada de aceite de coco
2 cucharadas de agua

Procedimiento:
Rinde para alrededor de 8 pancakes pequeños.
1. Mezcla la harina, el “baking powder”, la azúcar y la sal en un envase mediano.
2. Combina la leche de soya, el aceite y el agua y añade a los ingredientes secos.
3. Mezcla hasta que todo se humedezca.
4. Pon mantequilla vegana de tu gusto a la sartén a fuego mediano. Vierte ¼ de taza de la mezcla en la sartén.
5. Puedes voltear el pancake cuando veas burbujas en el tope que comienzan a explotar y los bordes se vean secos. Voltea rápidamente con la espátula. Voltéalos solo una vez. Cocina hasta que el lado de abajo esté dorado y seco.

Observaciones:
1. Puedes hacer combinaciones de harinas para cambiar el sabor, consistencia y valor nutricional. Por ejemplo, ¾ de taza de harina integral y ½ taza de harina regular. O puedes utilizar harinas de coco, almendras, avena, etc. Algunas de estas mezclas requieren 1 o 2 cucharadas de agua adicional para que no queden muy gruesas.
2. Puedes añadir guineo maduro, blueberries, fresas o nueces a la mezcla antes de cocinarla.
3. Puedes utilizar “maple syrup”, agave, puré de manzana, mermelada de frutas, entre otros, para acompañar.

Solo me queda decir que les agradezco se tomaran el tiempo de leer esta pequeña aportación de cómo preparar uno de mis desayunos preferidos. Espero que cuando la intenten puedan decir lo mismo y me escriban sobre su experiencia.

Hasta la próxima receta y buen provecho.